Vince Gilligan: “Todo lo que sé de TV lo aprendí en The X-Files”

Imagen: pop culture geek

Este año finalmente me decidí a ver Breaking Bad, y la semana pasada terminé las 5 temporadas (bueno, casi, porque estamos en espera de los 8 episodios finales que se emitirán a partir de agosto por AMC). Ya sabía que la serie era buena, pero nunca me imaginé el grado de perfección al que ha llegado el trabajo de Vince Gilligan. Muy probablemente piensen que estoy exagerando, pero es real. De los 50 y tantos capítulos del show, no hay un solo relleno. Lo que Vince ha creado con Walter/Heisenberg, Jesse, Skyler, Mike, Gus y todo su universo en Albuquerque es impresionante.

Como fan de X-Files, siempre es motivo de alegría cuando Gilligan consigue algún reconocimiento por Breaking Bad y además, en muchas de sus entrevistas, recalca su orgullo por haber formado parte del equipo XF. Este es un extracto de su charla con Huffington Post con motivo del 20 Aniversario de la serie.

¿Cómo terminaste trabajando en X-Files?

Estaba solo en mi casa, una noche de septiembre u octubre. Era 1993 y vivía en Virginia. Me dedicaba a escribir guiones, cruzando los dedos para que fueran elegidos. De hecho, ya había logrado una película chiquita llamada Wilder Napalm pero no pasó mucho. Mi intención era ser guionista de cine.

No tenía cable, así que me tocó ver el primer episodio de esta nueva serie titulada The X-Files. No tenía muchas esperanzas, pero para el primer acto, de hecho para cuando terminó el teaser, me enganché. Pensé "Wow, qué gran serie, me pregunto si será igual de buena la próxima semana" y lo fue. Y me hice super fan de X-Files. La veía cada semana con mi novia.

Hablé con mi agente en LA, "oye, ¿has visto este show, The X-Files?, es muy bueno, tienes que verlo" y ella me dijo "qué gracioso lo que dices porque soy prima de la esposa de Chris Carter, el creador del show". Y yo "Wow, qué pequeño es el mundo", y luego "¿te gustaría conocerlo?", y dije "sí, me encantaría, solo para decirle lo bueno que es su show".

Así que tuve esa reunión relajada con Chris Carter, sin tratar de impresionarlo, solo para comentarle lo mucho que me gustaba la serie, y me dice "Bueno, gracias, ¿tienes alguna idea?", y le respondí "Pues no, solo quería saludarte, pero la otra noche estaba en el hotel, y veía mi sombra contra la pared y pensé, ¿no sería extraño si de repente empezara a moverse independientemente?", y me dijo "Sí, sería creepy". Y entonces esta idea se convirtió en Soft Light, episodio de la temporada 2. Ese fue el primer episodio que llevó mi nombre. Lo escribí como freelancer.

Así descubrí lo grande que puede ser la televisión, porque había estado trabajando en guiones de cine por años pero no lograba ver la luz al final del túnel. Pero cuando lo que escribes se hace en cuestión de semanas o meses es lo mejor que puede existir. Chris me invitó a formar parte del staff… y ahí seguí durante 7 años hasta el triste final.

¿Cómo aprendiste a construir el suspenso en la historia para mantener el interés de la sudiencia?

Aprendí muchísimo en X-Files. Era el trabajo perfecto para mí. Todo el éxito de Breaking Bad y las cosas que he hecho desde entonces se las debo a la serie. Primero que todo, detrás de cámaras, me enseñó cómo ser productor y showrunner. Me enseñó cómo ser el jefe.

Una cosa que aprendí de Chris fue involucrar al máximo a la gente con la que trabajo. Cuando era guionista en XF, incluso antes de que entrara como productor, Chris esperaba que fuéramos a Vancouver, cuando todavía filmábamos ahí. Quería que estuviéramos disponibles para ayudar al director, a los actores y al staff, responder preguntas, defender el guión, y todas esas cosas que hace el productor. Incluso buscaba que estuviéramos presentes en las sesiones de casting, que escucháramos la música que el maravilloso Mark Snow creaba para nosotros, que estuviéramos en el cuarto de edición y en todo el proceso de pre-producción y post-producción.

Ahora espero lo mismo de mis guionistas, y eso me ha dado buenos resultados. Si tu staff se involucra en la serie al mismo nivel que tú, si se siente tan parte de ella como tú, se puede llegar a grandes cosas.

Como guionista, de Chris aprendí la idea del punto de vista, eso me tomó mucho tiempo y aún me cuesta explicarlo, pero en una serie de suspenso, hay que ubicar a la audiencia en el punto de vista del personaje que está en escena. Hay otra forma de contar la historia, más en proscenio, en la que ves a los personajes desde fuera, como una obra de teatro. Este método no involucra al público, porque no ves la historia desde los ojos del personaje, y entonces no te vas a asustar cuando lleguen los momentos de miedo. Pero si estás dentro de la mente de la mujer que va bajando las escaleras con una vela en la mano, ya anticipas lo fascinante que ese momento puede ser. Hay trucos para conseguirlo. Aprendí cómo contar una historia visualmente – que la imagen supera al diálogo. Es algo a lo que le prestamos especial atención en Breaking Bad.

No soy el mejor estudioso de la historia televisiva, así que probablemente hay ejemplos que anteceden a X-Files, pero hasta donde sé, fue el primer show que aprovechó la televisión en términos de cine, sobre cómo contar la historia visualmente. Chris contrataba a los mejores directores de fotografía que podía encontrar, empezando por John Bartley que luego hizo Lost — fue un maravilloso director. Y terminamos con Bill Roe, que es brillante.

Una de las cosas más notables en X-Files es la variedad de episodios: algunos cómicos, otros muy oscuros, los de mitología y los standalones.

Yo era como el especialista en standalones, junto con otros 2 guionistas. Los episodios de mitología los admiraba a distancia, pero no podía imaginarme lo que hacían, era como "Dios, esta serie ya es suficientemente difícil, ¿cuántos años van a durar con esto?, ¿cómo siguen construyendo esa mitología?", conocía mis límites y me alejé, porque sabía que no tenía cabeza para eso.

Y luego armaste toda esta mitología en Breaking Bad.

Nunca pensé que sería bueno contando una historia serializada. Es una de las cosas que afortunadamente aprendí después de X-Files.

¿Ves la influencia de XF en otras series?

Creo que sí, como homenaje e inspiración. Lo puedes ver en Lost, que era excelente, y en gran parte del trabajo de JJ Abrams para televisión. Hay gente a la que si le preguntas, te dirán que fueron inspirados por X-Files. Y claro, Breaking Bad.

¿Tienes algún episodio favorito, o algún momento de la serie que realmente destaca?

Siempre batallo al elegir favoritos porque tengo muchos y hay varios que ni siquiera escribí yo, hubo tantos buenos guionistas y directores en el show. Me encantan los episodios de Darin Morgan. Uno de mis favoritos es Somehow Satan Got Behind Me, que hizo para Millennium. Darin era muy talentoso.

Mi episodio favorito no necesariamente es el mejor, pero al que le tengo más cariño de todos los que hice es Je Souhaite, en el que tuve la oportunidad de dirigir por primera vez. Era sobre una genio que tiene que concederles deseos a dos tipos, y arruinan sus vidas por eso. Es de los episodios cómicos, eso es algo que X-Files hizo muy bien – combinar el suspenso con el humor. Eso también lo hago en Breaking Bad. He escuchado historias de que Fox tenía miedo por el tono del episodio y que la gente se confundiría, un minuto era chistoso y al siguiente tenía suspenso, pero Chris y el equipo lo hicieron funcionar.

Vince estará presente en el panel aniversario de X-Files el jueves 18 de julio en San Diego Comic Con, en la que también participará en otro panel dedicado a Breaking Bad, serie que obviamente les recomiendo en caso de que aún no la hayan visto. 

1 Comment

  1. hola:te comento que yo tambien empece tarde ver Breaking Bad y me encanto! es genial la serie es mas estoy con mucha ansiedad para que llegue el 11 agosto.siempre me gusto que vince gilligan nombre a the x files en cada nota.
    gracias x subir este articulo
    salu2

Comments are closed.

© 2017 Believe Again

Theme by Anders NorenUp ↑