“Es como subirme a un ring cada noche”- Gillian Anderson en A Streetcar Named Desire

strtcar_ga01

La semana pasada se estrenó en Londres uno de los proyectos más importantes en la carrera de Gillian: A Streetcar Named Desire. La obra, de más de 3 horas y media de duración y en la que comparte escena con Ben Foster y Vanessa Kirby, ha recibido cualquier cantidad de elogios tanto de la crítica como de los fans que han tenido la suerte de asistir al Young Vic Theatre. Esta es una compilación de algunas de las reseñas que han estado circulando en los últimos días.

The Stage

Streetcar requiere a una actriz de inusual poder para interpretar a Blanche, el alma perdida que intenta cubrir su soledad aferrándose a los vestigios de su status social. Tras interpretar a la autoritaria Stella Gibson en The Fall, Gillian Anderson, delicada e inicialmente elegante en su impecable vestido y chaqueta color crema, describe maravillosamente la caída de Blanche.

Charles Spencer (Telegraph)

Las actuaciones son soberbias, con Gillian Anderson dando el performance de su carrera como Blanche DuBois, la decaída belleza sureña que pierde su mansión de Mississippi antes de iniciar la acción y pierde la cabeza al final de la obra.

Pequeña y vulnerable, captura el dulce encanto sureño que provoca a su cuñado Stanley Kowalski, y rápidamente se entiende por qué le enfurecen tanto sus formas. A medida que progresa la puesta en escena, Anderson interpreta de modo devastador a una mujer cuyas opciones se van agotando y que se acerca cada vez más a su límite. De repente sus mentiras y fantasías de una mejor vida parecen heroicas, y verla derrumbarse al final es demasiado doloroso.

Ben Foster, rudo e impresionantemente tatuado, le da un toque de violencia al escenario como Kowalski, mientras Vanessa Kirby como Stella, su esposa, se debate entre su marido y su hermana. Nunca queda duda de que la violencia de su esposo es parte de lo que la atrae a él. Ese punto no queda bien en nuestros días y el hecho de no eludirlo es valiente por parte de la obra y la producción.

Nunca había visto una producción de esta obra que fuera tan cruda, violenta e incómoda… dura tres horas y media, y no hay un momento en que se pierda la atención y la tensión. Es un verdadero knockout.

strtcar_gabf02

The Hollywood Reporter

El concepto de la producción incluye un marco de metal gigante que delinea las dimensiones claustrofóbicas de un departamento de dos habitaciones, amueblado en estilo contemporáneo y que gira lentamente por casi todo el performance. Ocasionalmente se detiene o entra en reversa, particularmente cuando el estado mental de Blanche empieza a declinar. Aunque desorienta al inicio, este efecto eventualmente se torna hipnótico.

Evening Standard

Gillian Anderson es electrizante como Blanche DuBois, la creación más famosa de Tennessee Williams. Una atrapante y confusa producción, que cuesta trabajo pero refresca la obra de Williams. Captura su estilo lírico y al mismo tiempo evoca la cruda energía del deseo. No se pueden perder a Anderson, y la dirección es reflexiva y valiente.

London Theatre

Además de la fortaleza del texto, esta es una puesta en escena que siempre se ha sostenido en sus actuaciones principales. Gillian Anderson da la actuación de su vida como la icónica belleza sureña, reinventando el personaje para el público moderno. Desde su trepidante entrada con su equipaje Louis Vuitton, recién llega de su tranvía llamado Deseo al momento en que que tiene que apoyarse en la amabilidad de extraños, se adueña del rol y del escenario. Nunca había reído junto a Blanche, y nunca me había encontrado riéndome de ella, a medida que su caída se hace evidente de un modo completamente conmovedor.

strtcar_gabf01

Durante el pase previo para la prensa, Gillian hizo algunos comentarios sobre el texto de Tennessee Williams, incluso reconoció que cometió algunos errores en sus parlamentos e improvisó:

Es un deleite cuando se está en buena forma. Si estás interpretando el texto con las frases y todos los detalles es maravilloso. Lo cual no es necesariamente lo que sucedió hoy.

Improvisé más diálogos hoy de los que he hecho en lo que llevamos de temporada. No me siento bien por eso, pero no me morí.

Trabajar con una pieza de alguien tan increíblemente talentoso es algo que no había experimentado antes. Probablemente sea lo más difícil que hecho en mi vida. Es mucho más pesado de lo que imaginaba. Es como subirme a un ring cada noche.

(La obra) es estimulante. Me siento en paz. Es muy catártica.

Para los que no tenemos la oportunidad de viajar a Londres, National Theatre Live transmitirá la obra en recintos selectos de todo el mundo a partir del 16 de septiembre. En el caso particular de Latinoamérica, parece ser que Streetcar será transmitida en México (en Lunario del Auditorio Nacional) y supuestamente Argentina, pero sí recomiendo que revisen el website continuamente por si agregan otras localidades. También se ha hablado de que quizá haya una temporada en New York, pero no hay nada confirmado hasta el momento.

Fotos: Young Vic | What’s On Stage | Philiater

1 Comment

  1. Que genial!! Apenas este en Argentina )o algun sitio para descargar) avisen chicas por fis!! 😀

Comments are closed.

© 2017 Believe Again

Theme by Anders NorenUp ↑