11x03a

Mulder y Scully se enfrentan a dos hermanos que juegan una versión muy particular del Ahorcado. ATTHS.

11×03 Plus One
Guión: Chris Carter
Dirección: Kevin Hooks

A pesar de su aparente complejidad, no hay tanta historia en este episodio, por lo que para efectos prácticos, dividiré el recap.

11x03b

El caso

Mulder y Scully investigan diversas muertes extrañas en las que las víctimas han visto a sus doppelgängers antes de fallecer, lo que los lleva a los hermanos Judy y Chucky. Judy está internada en un hospital y tiene personalidades múltiples; Chucky casualmente trabaja en la cárcel donde se ahorcó Arkie, el muchacho al que vimos chocar durante el teaser y que dijo haber visto a su doble. Judy dice a Mulder y Scully que juega ahorcado con su hermano telepáticamente (¿quién necesita un iPad y wifi?) con la particularidad de que los nombres que van escribiendo son los de sus próximas víctimas: Arkie, el abogado de éste, que muere decapitado por una espada de su colección, y los siguientes parecen ser Scully y Mulder, quienes también ven a sus dobles y los enfrentan: Scully, razonando (¡obvio!) y Mulder a golpes. Como a Chucky le gusta doc Scully y a Judy Mulder, no terminan de ponerse de acuerdo y terminan matándose entre sí. Caso resuelto.

Mulder y Scully

Llegando al motel, resulta que solo hay una suite disponible con dos habitaciones conectadas… y cada quien duerme en su cama (porque aparentemente, estamos de nuevo en la temporada 3). Cuando interrogan a los hermanos, a Scully le toca lidiar con Bad Judy, quien la insulta, le lanza comida y para rematar la llama vieja, lo que deja muy tocada a Dana y luego le pregunta a Mulder si a él también le parece que es así.

Esa noche, Scully sigue con el tema en la cabeza y va a consultar con la almohada… de Mulder, teniendo una conversación rarísima, pasando por el temor al paso del tiempo, el deseo de Scully por otro hijo y no tener con quién tenerlo (¿!WHAT THE FUCK?!) y lo que pasará cuando pierdan su trabajo en el FBI, culminando en ATTHS, con la doble de Scully como testigo, ¡awkward! El hecho se confirma cuando Mulder, en camiseta, ve también a su doble en el baño y se apresura a alertar a Scully, que solo está cubierta por la sábana y quiere seguir durmiendo (AJÁ).

M&S ganan a sus respectivos dobles, resuelven el caso de hoy y como les quedan unas horas, Mulder sugiere que pasen la noche en el hotel e inexplicablemente cada quien se va a su “cuarto”… Scully cambia de opinión, Mulder abre la puerta, ATTHS parte 2.


11x03c

Chris Carter hace Fight Club otra vez y ahora sí le sale bien, ¡felicidades!, la historia de los doppelgängers es cero novedosa, pero sí efectiva al contar con una gran actriz como Karin Konoval, interpretando a los hermanos Judy, Chucky y sus contrapartes malévolas. Obviamente, el concepto “Actriz que hace múltiples personajes en un solo episodio” no es nuevo, pues Gillian Anderson lo hizo en American Gods  y Tatiana Maslany pasó 5 temporadas perfeccionando ese arte en Orphan Black, haciendo hasta 6 personajes en un solo capítulo.

La MSR es otro cantar. Sé que los shippers están en la nube tras lo que vimos el miércoles, y me da mucho gusto, de verdad. Por supuesto que me emociona ver a Mulder y Scully volver a encontrarse, pero hay demasiados detalles incoherentes que no me dejan disfrutarlo. Carter simplemente está negado a verlos como una pareja romántica, y en 2018, con 11 temporadas y dos películas de historia entre ellos, eso es materialmente imposible. El cuento de los platonic partners no cabe ya. A esto agregamos la conversación de Scully con Mulder en la cama, probablemente el momento más absurdo que hemos visto con este par. Puedo entender que Scully tenga temor a envejecer (lo cual es un tanto irónico conociendo la opinión de Gillian Anderson en ese tema), pero ¿pensar que Mulder puede irse con alguien más joven?, ¿que quiere tener otro hijo y no tiene con quién? (¡Dana, lo tienes al lado!, what the fuck!)… Scully tiene 53 años, ¿qué pretende CC con este diálogo?, de verdad espero que no sea una trampa de cara al final de la temporada.

Además, ¿qué sentido tiene seguir manejando la relación con tanta ambiguedad cuando es obvio que tuvieron sexo?, ¡no hubo beso! (y el más reciente fue hace 10 años ¡en I Want To Believe!), dudo que a Fox le moleste. Hay otra cosa extraña: en This, Scully está en la casa de Mulder y cuando hablan con Skinner, ella la llama “nuestra casa”, por lo que asumimos que este show de que están separados ya acabó. Ahora viendo los acontecimientos de Plus One, quizá lo más lógico hubiera sido ubicar este episodio antes de This. ¿Por qué no se hizo así?, no sé. La continuidad y la coherencia siguen sin verse en la temporada 11.

Detalles

– Scully dice “there is no such thing as evil”, ¿y Donnie Pfaster?, porque en Orison afirmó que era la maldad encarnada y lo mató.

– El director de este episodio, Kevin Hooks, nunca había trabajado en X-Files y creo que logró un gran ambiente en el episodio, más parecido a la atmósfera “clásica” y oscura de la serie en los 90.

– Por si existe algún despistado/a que no entendió el tweet de Gillian Anderson durante el livetweet del episodio, ATTHS es una abreviatura de “And Then They Have Sex”, chiste habitual en el fandom X-Files cada vez que hay un momento shipper y la tensión sexual es resuelta en montones de fanfictions después del episodio.

– Continúa el juego de las taglines, al duplicar el clásico The Truth is Out There en el opening.

– Mulder y Scully llegan al motel a las 11:21.

– La canción que toca la banda punk en el teaser es un cover de Unsaid Undone de David Duchovny.