11x04a

Esta semana en The X-Files, Mulder & Scully Meet The Twilight Zone… ¿o no?

Nuestra historia comienza con Mulder llegando de una convención de furries de su investigación de campo sobre Pie Grande a su viejo departamento y contestando finalmente la llamada de Scully, quien busca invitarlo a cenar. Pero ¡oh sorpresa!, hay una X pegada en la ventana, lo que indica a Mulder que hay aventura y conspiraciones a la vista: el contacto es un tipo llamado Reggie que llama su atención hablándole de Twilight Zone y cuestionándolo sobre su episodio favorito: The Lost Martian (mientras vemos a ¿mini Mulder? recordando el momento jajajaja). Reggie dice que el episodio no existe y que solo es producto de la imaginación de Mulder, dejándolo muy contrariado, por lo que vuelve a casa para buscar el vhs con dicho capítulo, además, Scully comete el gravísimo error de confundir Outer Limits con Twilight Zone.

Al día siguiente, Mulder y Scully se encuentran con Reggie, quien le da a Dana una caja de su gelatina favorita en la infancia (y que casualmente nunca ha vuelto a ver en tiendas ni internet) y dice ser objeto de una conspiración que busca borrar su existencia. La supuesta organización creó el mito viral llamado “Efecto Mandela” y su verdadera intención es manipular la memoria del pueblo a gran escala, lo que Reggie llama el “Efecto Mengele”. La base de toda esta teoría es un Doctor They, a quien dice haber visto torturar aliens y borrar memorias. Mulder conoce al Dr. They en un parque muy surrealista y aunque la conversación es realmente muy profunda, la conclusión de ambos es que todo es un WTF.

Dr. They: I can’t control people’s minds. Although it turns out you don’t really have to. All you need is some people to think it’s possible. And then you’ve sown the seeds of uncertainty. All you really need is a laptop.

Mulder empieza a hablar de universos paralelos, Scully quiere largarse de ahí y Reggie sale con la historia de que él trabajó en el departamento X-Files: entramos entonces en un AU con un Reggie Something incluido en los créditos que hace comentarios tontos a Scully, llama creepy a Donnie Pfaster, expresa su disgusto ante la señora Peacock y mata (!) a Eddie Van Bludht en Small Potatoes. Pero Scully derrumba su cuento: Reginald Murgatroyd (nombre real de Reggie) es un empleado federal que estuvo en el Ejército, el Servicio Postal, la CIA (con métodos de tortura incluidos en su cubículo) y la NSA, donde descubrió a Mulder y Scully durante una sesión de vigilancia de rutina (porque NSA). Reggie creía en su gobierno, éste le falló y él colapsó de la decepción.

Mulder: You escaped into a fantasy where you imagined that you joined a team that still did what America was meant to do.

Llegan los Ghostbusters, perdón, los del psiquiátrico para llevarse a Reggie y Mulder le pregunta cuál fue su último caso juntos, y en otra referencia a Twilight Zone, vemos a un alien que baja de su ovni para dar un bonito mensaje de paz y unidad informando que no quieren saber de los humanos y se regresan a su planeta, pero antes entrega un regalo a Mulder: un libro con “Todas las Respuestas”… pero entonces, ¿para qué existen los Expedientes X?, y quizá el punto ya no es encontrar La Verdad, sino encontrarnos.

Mulder vuelve a ver The Lost Martian, aceptando que sí, el episodio era de una copia de Twilight Zone. Scully prepara la gelatina de sus recuerdos en un molde de Big Foot y justo antes de comerla, se detiene. ¿Será que un recuerdo es más dulce cuando lo accesamos en nuestra memoria y no necesitamos revivirlo?… y entonces las estrellas nos cubren junto a Mulder y Scully.

Scully: I want to remember how it was. I want to remember how it all was.


11x04c

¿Habla este episodio de las fake news?, sí. ¿Del comfort que buscamos los humanos al aferrarnos a la nostalgia y los recuerdos?, sí. ¿De nada porque en realidad no hay un caso?, también. He visto muchas reacciones a este episodio entre los fans: gente que lo ama, hubo quienes se aburrieron, otros se deprimieron porque los diálogos finales te recuerdan que esta serie se está acabando, o más bien, se debe acabar. Todo depende absolutamente de qué perspectiva tengas respecto a X-Files. Quien busque una conexión a la mitología o un caso propiamente dicho, no lo va a encontrar aquí. Escribir sobre las historias de Darin Morgan siempre es difícil porque con métodos humorísticos y muy inteligentes, nos confronta a nuestra perspectiva de la realidad (Jose Chung, Clyde Bruckman, War of Coprophages, este episodio) y de las apariencias (Humbug, Were-Monster), ahí precisamente radica su inmenso valor narrativo.

Reí mucho con Forehead Sweat, a pesar de que no entendía nada hasta que Scully sacó el historial de Reggie, y es este personaje quien, en mi opinión, es el elemento débil de la historia. Reggie Something no es Clyde Bruckman ni Jose Chung, personajes con los que inmediatamente nos conectamos como audiencia. Con todo y su nueva versión de los X-Files, nunca dejó de verse como alguien muy externo a Mulder y Scully. Pero el Dr. They sí funciona muy bien: creemos que es un personaje fantástico y luego vemos que sí existe en su genial conversación con Mulder.

La dirección de 11×04 es muy efectiva porque Darin deja “respirar” la escena, el cambio entre mito/imaginación/realidad es constante  y la inserción de Reggie en escenas clásicas de X-Files está muy bien logrado.  El episodio está lleno de sátira política, lo que continúa esta tendencia de la temporada 11 por remarcar el momento histórico en que nos encontramos. Los chistes de Reggie torturando a un tipo y lanzando bombas desde un cubículo son fuertísimos pero… eso es exactamente lo que USA ha hecho durante décadas, ¿o no? Otro detalle que no me convenció completamente es el tono super fársico en Mulder, aunque sé que David Duchovny debe haberlo disfrutado mucho. La anécdota del Dr. They presente entre los “miles de millones de asistentes” a la inauguración del gobierno de cierto idiota Naranja y el discurso del alien son verdaderamente hilarantes.

11x04b

Detalles

– El dinner en el teaser es muy Jose Chung.

– ¡Mulder es un fanboy de Twilight Zone!, “I checked all my episode guidebooks.”, “It changed me. You don’t forget that.”… ¿cuántas veces los x-philes hemos hablado así de la serie? jajajaja.

– Si bien el episodio de Twilight Zone que Mulder jura recordar no existe, el que sí es real se llama To Serve Man, y trata de una raza alien que se comunica con las Naciones Unidas y dejan un libro con sus conocimiento tecnológicos… como el alien en la parte final de Forehead Sweat.

– La explicación que da Reggie del Efecto Mandela y los falsos recuerdos está literalmente sacada de la entrada en Wikipedia sobre el tema.

– “I think the editing could have been tighter.” Esto lo podríamos haber dicho de los episodios anteriores jajajaja.

– Fiel a la costumbre XF de repetir actores en papeles diferentes, Morgan incluye en este episodio a Alex Diakun y Bill Dow (¡Chuck!).

– El poster de Nixon y su lema sí es real, por increíble que parezca.

– “This is the X-Files. No women allowed.” ¿Crítica o burla a la polémica de guionistas/directoras en la serie?

– La conversación entre Mulder y el Dr. They se filmó en el monumento A-maze-ing Laughter de Vancouver. El conjunto de esculturas fue creado por el artista chino Yue Minjun.

–  Hubo otro Reggie en X-Files: en 11×16 Young at Heart, aparece un antiguo supervisor de Mulder llamado Reggie Purdue.

photograph1978a

– El Spotnitz Sanitarium hace su segunda aparición en el universo 1013 (la primera fue en Millennium), obvio homenaje al gran Frank Spotnitz y a quien tanto extrañamos en este Revival.

– El alien transportándose en Segway fue una ocurrencia de último minuto: el actor llegó con el vehículo al set y a Darin le pareció tan gracioso que decidió incluirlo.